Felices fiestas!

Espero que te sientas abundante y conectado. Que hayas tenido bonitas oportunidades de estar con familia y amigos.

Este fin de año te propongo que nos preparemos para Comprometernos con Nuestra Grandeza durante el año que viene con la afirmación:

‘ME COMPROMETO A VER MI GRANDEZA’

El año que se nos avecina llega con muchas oportunidades para despertar a una mejor presencia de quienes somos, las relaciones que queremos tener, las conexiones que queremos ver crecer, y el trabajo que queremos realizar en el mundo.

En el año nuevo ponemos estas intenciones en nuestra afirmación para lograr estos cambios, organizar nuestras vidas de forma innovadora con el objetivo de llegar al final de año habiendo mejorado nuestra presencia, las relaciones que queremos tener, etc.

Para este año quiero que realmente representemos esa grandeza. Necesito que pienses en aquellas cosas que quieres dejar atrás, y lo que te gustaría llamar a entrar. Elimina las pequeñeces, las historias, los pensamientos de juicio y ataque, y las cosas simples y pequeñas que te están sacando de tu centro. ¡Vamos a mirar estas debilidades para dejarlas ir, para poder dejar entrar nuestras fortalezas, nuestra intuición, nuestra experiencia de grandeza! Para comenzar a elevar nuestra conciencia y nuestra frecuencia vibracional.

Te ofrezco unos pasos sencillos, una guía para practicarlos y ¡volver a alinearte y mantenerte ahí! Este es el objetivo.

Ahora, piensa por un momento cuál sería el objetivo de tu grandeza, y escríbelo… Tómate un momento:

  • ¿Qué es lo que tengo que liberar para fortalecerme, estar en mi verdad, para convertirme en quien quiero ser?
  • ¿Qué es lo que tienes que dejar atrás?
  1. El primer paso es FIJARNOS EN LO QUE ESTÁ BIEN.

Lo que está mal siempre está disponible, pero tenemos que enfocarnos en lo que está bien. A menudo nos enfocamos en los dramas, las historias, el caos, las noticias… la suerte y la incertidumbre, las cosas que creemos que tenemos que tener para sentirnos seguros y completos.

¿Por qué no nos enfocamos en las cosas que están bien en vez de en las historias y en las locuras que hay en el mundo?

¿Por qué no nos enfocamos en personas que son inspiradoras, historias que nos empoderen?  ¿En las personas que han transformado su vida en vez de en las que están destruyendo su vida?

¿Por qué no empezamos a leer diferentes secciones del periódico sobre personas innovadoras, inspiradoras, en vez de en los dramas y el caos?

¿Qué tal si empezamos a enfocarnos en historias que sientan bien? Si tienes un diagnóstico, ¿por qué no te enfocas en las historias de éxito de personas que tienen la misma enfermedad, que hayan traspasado sus propios límites?

Lo que está mal siempre está a mano, ¡vamos a enfocarnos en lo que está bien!, poniendo atención al mundo que queremos ver y enfocándonos en lo que está bien.

2. Segundo paso: MOVIMIENTO EN TU PRÁCTICA ESPIRITUAL.

Estamos interconectados. La parte física es muy importante para trabajar el interior, y así es como muchos llegamos al interior mediante el yoga, o corriendo…

En mi caso el gran cambio llegó cuando comencé a practicar yoga hace 15 años. Comencé a conectar con mi vida interior y TODO cambió.

Mediante nuestra practica física, activamos nuestro cuerpo, y se mueve la sangre, obtenemos una sensación de fortaleza física, de empoderamiento, obtenemos endorfinas, movemos nuestra energía, el estancamiento cede y la energía comienza a fluir.

Queremos utilizar nuestro cuerpo como vehículo para llegar a lo divino, podemos hacer este esfuerzo para sentir la inspiración en nosotros.

¡Rétate a hacer más ejercicio!

Igual tienes una práctica espiritual fuerte pero no tienes la práctica física, o igual tienes una práctica física fuerte pero ninguna práctica espiritual. Vamos a unir estos dos elementos.

¡Replantéatelo, muévete, y recibe!

Antes de comenzar tu ejercicio físico comienza con la afirmación:
‘Soy fuerte, estoy sana, estoy vibrante, soy feliz, soy abundante’.

Y con esta intención en tu ejercicio te mueves en ella, ponte tu música, o tus mantras favoritos. Permítete simplemente recibir.

Es una práctica sencilla que puedes incorporar en tu día a día: Movimiento en tu práctica espiritual. Reconociendo que a través de ese movimiento te vas sintiendo más fuerte y que todo ello te acerca a tu grandeza!

3. CONVIERTE DE FORMA COMPASIVA LOS ERRORES EN OPORTUNIDADES

¡Tercer paso para manifestar tu grandeza!

​​​​​​​Sinceramente, a todos nos pasa que tenemos momentos en el día a día donde cometemos errores,
nos juzgamos, somos duros con nosotros, nos exigimos: podría haber sido más fuerte, haberlo hecho de esta otra forma…

​​​​​​​Es el momento de decirnos:

¿Cómo te vas a amar para convertir esto en un éxito? 

Reconociendo y honrando los errores ​​​​​​​que aparecen en el camino. Mira estos errores desde una nueva óptica, como oportunidades, como parte de tu crecimiento, los pasos para ser quien estás destinado a ser.

Ahora que miras el año que queda atrás y ves qué hiciste, qué pasó, cuáles son las cosas que quieres cambiar de ti.
No te castigues, piensa que todo sigue un orden divino, para ti, para convertirte en la mujer eres.

Si no hubiera sido por las incomodidades, los errores, ​​​​​​​los dramas… no estarías donde estás ahora.
Deja que las historias del pasado inspiren la persona que quieres ser en el presente​​​​​​​.

¿Quien quieres ser? ¿Cómo vas a manifestar tu grandeza?

Miremos todas las historias del año 2017, las pequeñeces, los errores, juicios… mirémoslas y digamos
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Tengo más que aprender, más que sanar.

4. El cuarto paso para alcanzar tu grandeza es:

SÉ OPTIMISTA CON LOS DEMÁS,
​​​​​​​TU BUENA FORTUNA SE MULTIPLICARÁ.

Ahora llegan los Reyes, puedes dar,
​​​​​​​sé generoso, da más de lo que quieres recibir,
sé generoso con tu tiempo,
sé generoso con tu tarjeta,
​​​​​​​sé generoso con tu energía,
sé generoso en tus oraciones,
con tus intenciones…

Simplemente sal a dar.

Incluso si piensas que no tienes nada que dar,
puedes compartir tu tiempo, tu compromiso, tu energía,
coge el teléfono y llama a un/a amigo/a que te necesita.

Entonces, sé optimista con los demás
y tu buena fortuna se multiplicará.

Ser optimista con los demás forma parte de este dar,
es una oración. A la gente que has estado juzgando
​​​​​​​mándales la oración que quieres para ti.

​​​​​​​Si hay alguien a quien hayas estado atacando porque
tiene algo que crees que no puedes tener si ella lo tiene,
siéntete orgulloso de lo que tiene, en la medida en que
pienses en lo que tienen se va convirtiendo en tuyo.

Sé optimista con los demás y ve tu abundancia multiplicarse.

#propositos2018 #terapiasmallorca #saludade #vidaenmovimiento #crisisoportunidad  Cómo enfocarte en tu grandeza para estas fiestasPD ¡Estoy deseando escuchar tus comentarios abajo con tu proyección para vivenciar tu grandeza el año que viene!

Translate »